domingo, 13 de enero de 2013

Noticia

Grecia consigue imponer un cánon a todos aquellos países de la unión europea que utilicen alguna palabra, hoy en día incluida en el diccionario de todas las lenguas, con la intención de salir antes de la crisis. Algunas de las palabras que, de darse algún uso o de emplearse en algún tipo de contexto (como podría ser en el caso de la medicina o la psicología) deberán abonar una cuantiosa suma ya que aunque no se hagan uso explícitamente son palabras que entran en el lenguaje coloquial y que cualquiera ciudadano de una población determinada podría emplearla. Por este motivo, la suma no se ha hecho pública a los medios.
El gobierno alemán se ha hecho sonar en la televisión alemana dejando un mensaje claro, en nombre de todas las democracias de la unió europea con las siguientes palabras: "Nosotros no vivimos en una democracia, somos un pueblo dinámico y heterogéneo que vivimos con la base de respeto y una educación que recompensa el esfuerzo para llegar al poder. La psicología y la psiquiatría, entre otras, no se verá afectada por este ridículo impuesto que lo único que pretende es generar descontento y mayor repulsión hacia la microeconomía griega. Por ello me dirijo al país vacacional que es la península griega y sus maravillosas costas, que todos estamos deseando comprar, con la intención de llegar a un acuerdo con su deuda".

Al finalizar la retransmisión un perito de este nuevo canon ha sancionado al presidente alemán por haberse dirigido a las cámaras haciendo uso de términos que los griegos aportaron gratuita y deliberadamente desde la verdadera y original democracia hasta los conocimientos de la psique que han llegado a nuestros tiempos gracias a estos pensadores y filósofos griegos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario