miércoles, 13 de marzo de 2013

Droides&Droides


El móvil es la abstracción de la consciencia, el creer que atiendes a otro sin tenerlo,
el ser importante o necesitado como mero egoismo de existencia que te hace creer
que eres alguien cuando en realidad solo estás siendo exclavo de una máquina,
en este caso el móvil, y creyendo que eres libre te atas a lo que crees que te conviene o vale la pena,
pero eso no es más que un convencionalismo erróneo que se tiene como excusa capitalista como si de esa forma fueras a sobrevivir mejor.

Pero de todas las cosas que hay que saber para la supervivencia, no tiene porqué llegarte de la red de información que llamamos mundo un ápice de apreciación intelectual que te diga que tu paso por este mundo ha valido la pena, pero crees que formando parte de una pequeña red personal de amigos, en vez de un grupo de confesados intereses, estás absorto ante la cuestión de si el tiempo resolverá a tu favor o de si esa chica saldrá contigo o no o si el nuevo look de ese nuevo cantante que se cree actor le favorece mucho o muchísimo.

Y mientras droides medio humanos medio robots ya andan por las calles con una absoluta dependencia por la tecnología avanzada en la comunicación a distancia, pero cuando se trata de entender cara a cara esa tecnología es inútil porque aún nadie ha sabido describir y explicar la comunicación del hombre de las cavernas, supuestamente más simple, pero a la vez necesaria para entenderse. Aunque si quiera hoy en día entienden su parte humana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario