miércoles, 20 de noviembre de 2013

Sistema creativo de educación

Enseñar a ser creativos es, como bien dice Paulo Freire, "crear la posibilidad de producir conocimiento".

Enseñar creatividad mediante cualquier arte manipula -en cierta manera- la conducta e influye en la opinión del observador, como empatizar con el protagonista de una película. Luego ya sería una cuestión de asentar una base que, en cierta manera, no debería ser estricta ni exclusiva para otras ideas ya que, en realidad, la creatividad en sí se basa en la premisa de rebasar los límites y no imponer barreras, por lo que técnicamente cualquier sistema basado en la creatividad (y que la apremiase y no castigase como se sigue haciendo) no podría tener como objetivo el de manipular la conducta y las mentes para un fin lucrativo.
Pero como tampoco sería eficaz sino se enseñase algo no solo a crear de la nada ya que hay que tener diferentes bases, lo que habría que hacer es atiborrar de cultura no selectiva para no borrarles las mentes a los alumnos alejándoles de la creatividad que tan perjudicada sale siempre tras el paso por la escuela.  

En mi opinión yo no veo que sea algo difícil ni mucho menos imposible, es más, me he estado informando y ya hay algunas escuelas de enseñanza primaria que han tomado la iniciativa creativa y el relevo de el sistema educativo tan decadente que hay y están aplicando métodos de aprendizaje más modernos en ese sentido, pero por desgracia aún que da mucho camino para que esto se asienta en la sociedad y que los políticos no tarden en meter la mano -una vez más- al nuevo sistema educativo que pedimos a gritos que cambie pero que dejen de tergiversar para mal.
Pero claro, como no interesa una sociedad inteligente, culta ni creativa...

No hay comentarios:

Publicar un comentario