viernes, 4 de marzo de 2016

Ningún niño debería repetir

Y no, no hablo por la reforma en forma de recortes culinaria del y en el comedor, salvo atendiendo a recomendaciones sanitarias o médicas por la creciente subida de la obesidad en niños y jóvenes por las carencias de nutrientes en la dieta, almuerzos y meriendas ricos en azúcares saturados y grasas poliamórficas.

El mero hecho de ver un niño alejarse a sus compañeros, de toda la vida, aventajados o no, denota en el sistema una falta de valoraciones académicas -no calificaciones, cuidado- incomprendidas por muchos repetidores, en su mayoría creativos en otras ramas, y campos artísticos que no se reflejan en un sistema educativo no creativo ni -por contrario que parezca- racional para los tiempos que corren.

Hacen falta artistas, no mentes cuadradas sacadas de la cadena de montaje que es el colegio. Hacen falta mentes pensantes, filósofos, literarios -porque no se puede enseñar en clase el qué escribir sino el cómo-, actores, artistas en general.

Pocas cosas podremos remarcar que fueron buenas en el colegio, como incorporar -por raro que parezca- sólo un año la optativa teatral de teatro que se convirtiría más tarde en esto... cómo no, en una actividad extraescolar y extracurricular, como junto a otras actividades lúdicas y que fomentan y enriquecen el cerebro pero no las notas, véase la pintura, la música u otras pasiones no reflejadas en el currículo que podría ser como mero espectador incluso de ramas artísticas -insisto- como la literatura, la música o incluso la programación de la tele.

No solo la programación informática ha podido ser y será una salida laboral como una optativa a tener en cuenta en las aulas ya que cada vez está más extendida la tecnología en los jóvenes, sino la programación de las propias cadenas, e incluso la publicidad, están llenas y repletas de chistes, juegos de palabras, realización audiovisual, de lo que vemos y entendemos como hemos sido expuestos ya que nunca se nos ha enseñado a entender, valorar o comprender a un nivel superior lo que nos embotan y enseñan por la tele (si es que puede llamársele enseñar), mejor decir "contar"; para poder contar con los alumnos y estudiantes, hay que acercarse a su mundo, mundo que construimos nosotros y necesitaremos seguir creando, y alienándolos de la realidad como si de un colegio no mixto se tratase, no podemos más que abocarlos a un destino fatal para el futuro y, en definitiva, la humanidad y su evolución.

Debemos evolucionar como personas, como personas lógicas y razonables, y serlo un poco más con los tiempos que vivimos. No estamos aquí para cobrarles un título, sino para ser felices y poder recogerlo de ésta forma con una sonrisa entre dientes haciendo lo que mejor se nos dé.

Parafraseando un chiste o cita famosa: "-Mi hijo va mal en matemáticas, pero bien en plástica, ¿debería ponerle un profesor de mates? -¡No! -responde el MAESTRO- debería darle clases de pintura."

1 comentario:

  1. Si algún niño repite un curso no es porque el niño esté mal, sino el sistema... que por falta de educación no sea.

    ResponderEliminar