jueves, 2 de febrero de 2017

Mi dolor mis normas

Si es dolor físico o reciente difícil tratarlo con meditación, si es cerebral es un proceso lento... si es un problema de rutina, no vas a poder meditar a diario para cambiar el cerebro plástico, si es un problema cerebral por mucho que creas, hagas o reces, quizá no haya forma de revertirlo hacia atrás el proceso doliente cerebral.                      
No necesito tener fe mientras tenga razón, mientras conozca, o sepa, no necesitaré creer.
Mientras tenga certeza, creeré en que las cosas pueden salir bien. Si no sé cómo salir del apuro es porque debí saber algo que no sé. El estrés es fácil curarlo sin pastillas... lo difícil es quererlo, y alejarse de las drogas que dañan el cerebro irreparablemente.
¿Solo los dolores físicos deberían ser paliados con drogas? E ahí el dilema.

Mi pregunta me afecta cómo a muchos otros. Luego es de extrañar que la primera causa de muerte sea el suicidio... Aquí al menos.

Veo campañas preventivas contra los accidentes de tráfico (segunda o tercera causa), nos dicen que nos cuidemos pero no veo iniciativas contra éste grabe problema de y en la sociedad de hoy.

¿Por qué no nos recuperamos bien del daño físico, autoinflingido o residual, o qué formas hay para recuperarse del dolor somatizado y/o psicológico?


La pregunta engloba la verdad las necesidades médicas y psicológicas en una pregunta... necesidades anticuadas o que algunos ni pueden ni se les considera enfermedad como para ser atendidos. ¿Por qué no puede ser atendida una persona con depresión ni ser ingresada por ello, siendo encima culpabilizada como víctima que es?

No hay comentarios:

Publicar un comentario