martes, 11 de julio de 2017

Carta al Alcalde de Valencia

Estimado alcalde (sí, parece increíble pero es usted estimado, ya es raro en la historia de éste país), le escribo porque he tenido uno de esos sueños malos saliendo el otro día a pasear la ciudad de noche -digo sueño malo porque estaba despierto como quien sueña despierto pero teniendo pesadillas- cuyo motivo me repele puesto que en esto que intentaba ir a disfrutar de una actividad cultural artística a pata descubrí lo que me había temido ta todos estos años. La ciudad huele mal. Y en concreto el barrio se Benicalap que quieren reformar su parque. Y no hablo ya solo de las basuras que no retienen el olor dentro, ni de los fumadores que tienen permitido fumar en las calles (algo que si quiere prohibir para recaudar fondos y ahorrar en sanidad le vendría bien tanto a fumadores como no, puesto que también contaminan las calles debido a que los cigarrillos prefabricados que se venden siguen siendo perjudiciales al medioambiente), no, le hablo de que la calle está sucia y que no tengo ni encuentro solución para ello. La escasez de agua impide limpiar con agua y jabón toda ésta mugre y porquería que se acumula en los bajos fondos de la ciudad junto a bajas ventanas con poca intimidad con luces sospechosas de color azul y entre meados de pipí de perro y otros tantos esputos gomosos de cerdos que pavimentan las calles como haciendo de unión entre las baldosas del suelo no tan rotas ni desgastadas pero que perdieron su brillante color hace mucho y denotan en las calzadas y pasos y otros carriles bici algunos estados de las calles deplorables.
El olor a fritanga que reina las calles por sus bares locales no es problema mayor como aquel que penetrante en el hocico y te hace creer que estás nadando entre una montaña de bolsas de basura para poder salir a caminar.
Me preocupa esto soberanamente y espero que le concierne y ponga remedio a las calles así como ha hecho reduciendo el consumo de CÓ2 en las mismas, esperemos que pueda hacer algo con éste dióxido de carbono que expele la sociedad cotaminante y su afán por ensuciar las calles con vetetuasaber qué más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario