miércoles, 22 de enero de 2014

Noticiario deprimente.

¿De verdad que me tengo que deprimir cada vez que veo las noticias? ¿Es preciso acaso para que avance la economía? ¿Debería creerme todo en el orden y con la desinformación que se me explica?

Bueno pues si todo esto es preciso, y las noticias no dejan de ser tan sugestivas inconscientemente -como subliminalmente, porque no se cortan ni un pelo- ¿Por qué debería preocuparse uno por cosas como la economía?

Mientras haya consumo habrán noticias tecnológicas, mientras haya ilusión y vísperas de fiestas habrá noticias infantiles y de costura, mientras hayan películas seguirán anunciándolas y mientras sigan habiendo grandes marcas seguiremos creyendo en la felicidad.

Pero qué triste es ver cómo nos ocultan información cuando todos los periodistas cobrarán por igual. Pero menos mal que aún queda el mundo de la información para despejar las dudas por internet. Quizás harán falta sitios web donde te digan dónde poder echar anónimamente puyas al gobierno, sitios donde además pongan en claro cómo solucionar las cosas.

Pero mientras alguien no haga bien su trabajo, robar se seguirá robando, manipulando el orden de las noticias -para predisponer una idea a otra que sería la de que "todo va bien"- y saliéndose los ladrones con la suya.

Así, evidentemente, no irá el pueblo a ninguna parte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario