sábado, 11 de enero de 2014

Y la culpa es del calentamiento global...

Hace unos años se hablaba de lo mala que es la naturaleza y no estábamos hablando de Hobbes, pero también podríamos. Internet, el clima, y quizás las minifaldas eran motivo del calentamiento global antes que cualquier fábrica de dióxido de carbono que lejos de aportar soluciones seguramente se unirían antes a la desforestación que aceleraría todo el proceso. Y la desforestación como tal solo debería estar permitida para los seres de la naturaleza como los Diplodocus que arrasarían con arboledas por la supervivencia... no por el capital. Pero claro, el ser humano es el único que se denigra así mismo ocultándose la verdad y prefiere no solo seguir haciendo las cosas mal sino engañarse así mismo creyendo que hace lo que hace por una causa noble como pueda ser utilizarlo si quiera para biocombustible, papel higiénico, folios, libros -la única excusa válida a mi criterio-, o por el simple hecho de disfrutar destrozando para crear otras cosas nuevas en el pulmón del mundo como es el Amazonas.
Es posible que que la tecnología esté dando un "respiro" -nunca mejor dicho- a árboles, plantas y nosotros mismos aunque es muy probable que no estén contribuyendo a acabar con el calentamiento global. Solo faltaría eso, que encima crearan móviles y aplicaciones que aumenten las emisiones de CO2, que tengan un poco de cuidado de no crear Robots que favorezcan esto aunque sería interesante verlos beber alcohol y eructar como nivelador de su propio combustible interno.
Pero todo esto no parecen más que palabrerías estúpidas. Aunque si lo comparamos con la situación aquí, en España, como además somos tan infantiles lo que hacemos es echarle siempre la culpa al otro, y si te he visto no me acuerdo. Pero eso sí, luego no dejes de lado el acuerdo con el que tu partido pagaba la cena de aniversario de dicho pacto entre ambos partidos.
¿Y qué mejor forma de desviar la atención de nuestras cuentas bancarias que culpar al calentamiento global? ¡Ni que tuviéramos la culpa de eso!
En serio, me preocupa. Y que se vayan vendiendo permisos para las emisiones de CO2 permitidas entre países es más preocupante porque aún hace ver que no se está invirtiendo en absoluto en soluciones alternativas a la gasolina -que tantos problemas trae de cabeza- y eso que los combustibles ecológicos y nuevos automóviles adaptados no acabarían ni derrocarían de un día para otro las industrias petrolíferas... aún no he conocido a nadie que tuviera un -por lo menos- coche híbrido. Seguramente que porque los pretenderán vender como algo caro, pero para cuando traten de hacerse pasar por "ecológicos" las grandes compañías pensarlo dos veces si aún no es del todo independiente o eléctrico. No será por combustibles alternativos como el hidrógeno, del agua, energía solar o incluso el hidrato de metano. Pero ya veremos dónde nos depara el futuro esta guerra por liderar las energías que, de seguro como apuesta Michio Kaku, resultará de una combinación de varias... ¿pero cual? ¿Resina de pino?

No hay comentarios:

Publicar un comentario