jueves, 20 de marzo de 2014

Machismo, no, feminismo... no. ¿Cómo se llama a eso?

Machismo, no, feminismo... no. ¿Cómo se llama a eso?
No. ¡Ah! Sí... pene.

Cuando los hombres son los caballerosos que tienen que ceder siempre el sitio, el pedazo de comida, el primer beso, abrir la puerta, ¡y provocar a las mujeres!
¡No! Eso nunca. Ni hablar, y no porque sea un caballero, no tengo otra espada salvo la mía que tengo, es porque no estoy de acuerdo. ¿Las mujeres tienen que ser unas guarras? Sí. Es así, sencilla y llanamente. Claro que el término "guarra" tal vez suene un poco despectivo, y "guarrilla" por empequeñecerlo suene peor. Pero en el más tierno sentido de la palabra "atractivas", que atraen, y que atraigan que atraigan que un hombre no puede hacer eso. Con el hombre no pasa lo mismo porque atrae si  lo es, atractivo, además de ser elegante e interesante. Una mujer sin embargo es el objeto de deseo, la que provoca la atención de las miradas cuando va maquillada, ligera de ropa pero bien vestida, y provocativa y juguetona, mordiéndose un labio, enseñando una teta... todo vale.

Sí que deberían tomarse más la libertad e iniciativa para, por lo menos, acercarse e interesarse corporalmente. Ya no solo preguntar por intereses comunes, ideología, estudios o trabajo ni solo ir directamente al grano a preguntar directamente si se lo haría contigo allí mismo, encima de la barra de la disco.

A mi, personalmente siempre me ha molestado el favoritismo que ha habido desde siempre hacia las chicas en el colegio, pero ¿que no se lo merecen... a veces?

Como dijo un genio del humor: "Si las mujeres se vistieran para los hombres, las tiendas no venderían demasiado. A lo sumo un par de anteojos de sol cada tanto tiempo." Groucho.

·El sexo no es dominar o ser dominado, es dejarse llevar y llegar al placer y al orgasmo a través del otro. Es la experiencia más bonita que un ser humano pueda tener con otro y aún así nos avergonzamos de practicarla más a menudo... o de no practicarla demasiado por no encontrar a esa pareja ideal.

La conclusión es la misma que la de con los animales: cuanto más haya y más salvajes mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario